Responsive Advertisement

 El ganador del millonario premio escribió una carta en donde confiesa su victoria. Sin embargo, no quiere avisarle a sus familiares y conocidos.


Un hecho insólito ocurrió en California, Estados Unidos, donde un hombre confesó que hace 10 años ganó 55 millones de dólares en la lotería pero que nunca le contó a su familia y amigos por miedo a que le pidan dinero. El episodio se conoció luego de que el sujeto de 67 años contara a través de una carta anónima que envió a "The Moneyist" que mantendrá el secreto para no despilfarrar la suma millonaria.


“Sé que mis padres no habrían pedido nada, pero mi hermana me habría dicho que donara la mitad a su iglesia. No he donado dinero a nadie ni a ninguna organización. Tampoco creo en prestar dinero a amigos y familiares, pase lo que pase. Si lo hiciera, estaría arruinado”, detalló en la carta.


En la misiva también confiesa que el premio le cambió la vida y que el principal motivo que lo llevó a tomar esta postura es que sus allegados derrocharía los millones. Es más, el hombre destacó que su hermana, quien es muy religiosa, sería capaz de pedirle que done la mitad de premio millonario a la iglesia.


Además, explicó que no tiene relación alguna con ella luego de que se pelearan y por eso en este momento decidió que no le contaría nada al respecto. "No me agrada ella y ahora tengo 67 años y estoy muy cómodo con mi vida. No gasto mucho. No tengo hijos y mis padres fallecieron”.


Y agregó: "No he hablado con ella en más de 10 años. Con suerte, no tiene ni idea de dónde vivo; además, mis padres la sacaron de la finca antes de morir. Trató de hacer cosas horribles a nuestros padres, que logré poner fin".

El hombre, que lleva una vida sin lujos y sólo se compró una casa y un auto nuevo con el dinero, recapacitó un momento en dar a conocer que ganó el premio de la lotería, pero al final decidió que seguirá sin develar el secreto.


“Sin duda te das cuenta de que el dinero no cambia quién eres. Sin embargo, puede cambiar la percepción que los demás tienen de ti. Las personas proyectan sus propias necesidades, resentimientos, inseguridades y ambiciones en los demás. Por esa razón, no veo nada de malo en vivir tu vida de la manera que quieres vivirla y resistir el impulso de compartir la noticia con cualquiera, incluso y especialmente con tu familia”, sentenció.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente